Los sustos parecen no cesar para la cantante pop Jennifer Lopez (41). El video prohibido que tanto amenazó con ver la luz y que luego fue prohibido difundir gracias a sus abogados, ahora ha sido recientemente robado y, con ello, la amenaza de que el mundo acceda a esas imágenes ha vuelto a reflotar.

El video en cuestión estaba en un principio en poder de Ojani Noa, el ex esposo de JLo, quien le cedió los derechos de la cinta a su actual pareja Claudia Vazquez, para quedar desligado de trabas legales frente a la artista. Lo que sucedió aquí es que había un co productor de la futura millonaria venta del video, Ed Meyer, quien ahora se ha llevado el tape sin permiso y se desconoce cuáles serán sus intenciones teniendo ahora la copia en su poder.

A esta persona se le ha enviado una carta para que se presente en el juzgado junto con la cinta del video pornográfico:

"Claudia Vazquez obtendrá una solicitud de instancia de parte, o lo que sea apropiado, en contra de usted por haber eliminado los datos contenidos en el vídeo que se ha llevado de la casa de Claudia Vazquez. Ha sido informado de la orden y con falsos pretextos usted se ha llevado el vídeo de su casa -de la de Vazquez-. Se le ha instado a devolverla a Claudia Vazquez, a mi persona y a las autoridades policiales. Traiga la cinta consigo a los juzgados. Tenemos la intención de pedir a la Corte que ordene dar el dispositivo a los abogados de Jennifer Lopez inmediatamente".

Hasta ahora, no se ha tenido conocimiento de que Meyer se haya presentado en el juzgado con la cinta, lo que hace pensar que por estas horas Jennifer Lopez seguramente se encuentra en estado desesperante.