¡Bienvenido al mundo de Paris Hilton (29)!. Un mundo en el que la austeridad brilla por su ausencia y en el que el rosa se ha convertido en el color de su bandera. Si la rica heredera se puede permitir tener un Bentley personalizado con dicho color, ¿por qué no iba a tener su propio camión de mudanzas?.

Subida a unos taconazos en tonos print de Louboutin, con unos vaqueros rasgados, maxi gafas de sol y una parka verde -vamos, el típico look que todas nos pondríamos para hacer una mudanza- Paris acudió hasta la casa de su hermana Nicky Hilton (27) en Beverly Hills montada en su cochazo y seguida por su llamativo camión.

Una vez que llegaron a la dirección correcta, Paris aparcó su coche y se preparó para rodar algunas escenas del nuevo reality show que va a protagonizar. Allí algunos miembros del rodaje y ella estuvieron cargando varias cajas. La rubia ha estado filmando este programa con los miembros de su familia desde hace varios meses.