Naomi Campbell (40) lo tiene todo; es guapa, famosa y rica. Pero la "Diosa de Ébano" ha confesado que su vida no siempre ha sido perfecta. Cuando tenía 20 años y desfilaba para las marcas más prestigiosas del mundo de la moda, la top coqueteó con la cocaína. Naomi acaba de conceder una de sus entrevistas más sinceras a la edición británica de la revista GQ, en la que reconoce el impacto negativo que las drogas y el alcohol han tenido en su vida.

"Nunca pensé que fuese también alcohólica, pero es algo que va de la mano con las drogas. Yo estaba desapegada emocionalmente a mí misma, una cosa llevó a la otra", explica Naomi. "Lo único que quieres es fulminar tu dolor. No me gustaba como era. Siento alergia al alcohol y las drogas, no me hacen ser una mejor persona".

La top confiesa haber tomado cocaína cuando acudía a fiestas, y que no era consciente del daño que la causaban. "Me encantaba salir de fiesta, y eso que empecé muy tarde, a los 24. Me divertía pero no me daba cuenta de lo peligrosa que era. La diversión venía con consecuencias... me estaba destruyendo a mí misma. Era una adiccta activa".

Pero siempre hay una luz al final del túnel y Naomi se siente muy orgullosa de sí misma cuando dejó la cocaína, e insiste en que "recuperarse es algo positivo. No hay nada de lo que avergonzarse a la hora de pedir ayuda", admite. Naomi ha querido compartir esta experiencia porque sentía que era el momento y que estaba preparada. "Quería experimentar esa paz y serenidad. Muchos amigos no querían salir conmigo cuando regresé, eso duele".