Aunque la última vez que se hizo un tatuaje le aseguró a su mujer Victoria Beckham (36) que sería el último, David Beckham (35) no ha podido mantener su promesa y ha añadido una nueva obra de arte a la extensa colección que decora su escultural anatomía.

El astro inglés ha querido cubrir con tinta algunos de los pocos centímetros de piel que le quedaban libres en su cuerpo. Además, David decidió hacerse el tatuaje de una sóla vez y se pasó algo más de seis horas sentado frente al tatuador. El propio jugador ha colgado una foto del momento en su página de Facebook, en la que se puede apreciar al artista trabajando en la parte superior izquierda del pecho de Beckham.

"Soy un gran fan de los tatuajes, cada uno tiene su significado, pero me controlo bastante debido a que mi madre no le gustan mucho" confesaba hace unos días. Una vez más David ha recurrido al prestigioso tatuador Mark Mahoney, un artista que cuenta entre su selecta clientela a famosos de la talla de Angelina Jolie (35), Brad Pitt (47) y Britney Spears (29).