El pasado miércoles tuvo lugar en Beverly Hills la celebración de la gala Unicef Ball 2011, un evento benéfico que como siempre en Hollywood atrajo a multitud de celebridades hacia la alfombra roja para llenar la noche de estilo y glamour.

Entre las estrellas que se decidieron a acudir a tal acontecimiento, se podrían destacar a dos de ellas, las cuales optaron por lucir gran parte de su piel desnuda (¿acierto o craso error?).

Las guapísimas actrices Nicole Richie (30) y la alemana Diane Kruger (35) llamaron especialmente la atención, aunque no de forma muy positiva. Diane, que pocas veces decepciona, eligió un vestido negro de Emilio Pucci, que a pesar de no sentarle mal ya que sólo ella puede permitirse el lujo de ponerse cualquier cosa y hacer que le favorezca, no resultó nada deslumbrante, o al menos no como nos suele tener acostumbrados.

La falda de su vestido, larga y de tul transparente, dejaba ver sus zapatos rojos a juego con su manicura, ofreciendo un look algo difícil de catalogar. Además, el vestido dejaba ver gran parte de sus pechos por la zona lateral, lo cual no resultó muy refinado.

Por otro lado, Nicole Richie se decantó por un diseño de la casa Osman que pretendía jugar con el cuero y la elegancia, algo también difícil de conseguir. Eso sí, su estilo rockero resultó bastante sexy. Asimismo, la artista supo completar este look con joyas de Neil Lane y clutch de su firma House of Harlow.

En conclusión, se podría decir que ambas artistas, aunque elijan vestidos tan dífíciles como éstos, siempre consiguen estar de lo más bellas, pero sí es cierto que no siempre pueden resplandecer como las estrellas que son. Estaremos atentos a los próximos pasos de estas celebrities dispuestas tanto a enseñar carne, como a impresionar (para bien o para mal) en cada evento con sus modelitos de lo más inusuales.